¡Que estas vacaciones no te sorprenda el Oído de nadador!

Como coloquialmente se conoce, el oído de nadador es una infección de la parte externa del oído y del conducto auditivo externo que puede ser producida por varios tipos de bacteria u hongos. Por lo general se produce en oídos que han estado expuestos a la humedad. El término médico para oído de nadador es otitis externa.

Normalmente se produce en personas que  han nadado o estado bajo el agua por períodos prolongados. Esto puede introducir bacterias infecciosas en el canal auditivo. El oído de nadador es más frecuente durante los meses de verano, ya que hay más gente participando de actividades acuáticas.

Sin embargo no solo las personas que nadan pueden ser afectadas por la otitis externa ya que la limpieza excesiva del canal auditivo puede
raspar la piel de los canales auditivos, lo que puede suceder al utilizar palillos con algodón u objetos pequeños filosos. A veces, cuando una persona tiene una infección de oídos (otitis media), el pus que se junta en el oído medio puede supurar hacia el canal auditivo, a través de un agujero en el tímpano, y causar una otitis externa.

Para ello es importante conocer que el oído es un órgano que se limpia a sí mismo. La piel del canal auditivo crece de adentro hacia fuera, lo que naturalmente va empujando la suciedad, el exceso de cera y la descamación de la piel hacia fuera del oído, por lo que hay que pensarse dos veces si es necesario limpiarse a profundidad este órgano tan delicado y por lo que es tan importante acudir a un especialista cuando hay molestias o dolores en el oído. En el caso de la otitis externa son los siguientes:

  • Dolor intenso de oído que empeora cuando se tira de la parte externa del oído.
  • El canal auditivo te pica.
  • El oído externo rojo o hinchado y que los ganglios alrededor del oído aumenten su tamaño
  • Fiebre

lygnum

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *